Dr. Feel Good











{julio 2, 2010}   Odiar u olvidar?… That’s the question…

En el post anterior, hablaba de indiferencia, como el mejor castigo para alguien que te dañó, pero ese es otro tema, aca hablaré de los que nos pasa en la interna, cuando nadie nos ve, cuando derramamos lagrimas en nuestra habitación y quisieramos ser tan afortunados, como Marty Mcfly de tener un amigo científico loco que nos tocara la puerta para dar un paseo en su máquina del tiempo.

Muchos expertos y psicólogos, incluso amigos, te dirán, “olvídala”  “ya es pasado”, pero ustedes como yo, sabemos que lo que realmente  queremos es que fuera presente, o mejor dicho un presente donde ese tiempo pretérito perteneciera a una realidad alterna, del que nisiquiera nos quedaran flashbacks (siii soy un lostie ¬¬)

Entonces como hacemos para olvidarla?, si en nuestros corazones lo que realmente esperamos es que nuestro teléfono suene el ringtone que le teníamos exclusivamente a ella, y que del otro lado solo se escuchara la palabra “perdóname”.

Hay una forma clásica, la que todos te diran, y es la que por la cual todos debieramos comenzar… es borrar todo lo que nos recuerde a ella. Fotos, videos, cartitas etc. y dejarlas olvidadas u ocultas cual tesoro pirata, pero con un mapa sin la X que marque el lugar.

Eso es fácil, pero… que hacemos con los recuerdos mentales?  lamentablemente no se pueden borrar… pero aca viene el truco…

Recuerdas esta máxima de la ciencia en el cole?

“La energía no se crea ni se destruye… Sólo se transforma!”

Bueno, eso es lo que yo hice, en vez de recordarla corriendo hacia mis brazos en un zoo de Baires, o despertando a su lado, recordé todas las puñaladas que me hizo, es más, no solo las recordé, si no que las máximicé. las elevé a la potencia de 10, y eso señores, hizo que esa sensación de vacío no fuera tal, la cambié por odio.

El odio alimentaba mi ira, y el ruido de ese sentimiento anuló por completo un sentimiento que es peor… la anhelación.

Claro, como decia aquel personaje de Chespirito, “la venganza nunca es buena….”   y?  quien habló de vengarse?

De hecho mientras exista odio, cual reo que planea día a día su escape de prisión, tu cabeza armará mil estrategias para destruir a esa persona. Mientras no las lleves a cabo, todo bien, porque con el tiempo iras perdiendo el odio y ya no quedará nada, ni recuerdos, ni momentos de extrañarla, ni ganas de volverla a ver, tanto que si tu teléfono suena, probablemente sea porque tienes a una nueva chica dando vueltas por ahi, o en el peor de los casos, un llamado de la compañía telefónica, pero jamas se te volverá a apretar el estómago cada vez que suene tu móvil, o peor… el que no suene.

Dr Feelgood



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: